domingo, 27 de octubre de 2013

Peculiaridades de Viena (I) - de pies y baños

En todos los lugares hay costumbres que nos pueden llamar la atención y en Viena hay algunas que han sorprendido, ya desde la primera vez que visité esta ciudad imperial.
Yo vivo en una casa antigua donde hay corral, bodega, hogar... y utilizo el mismo calzado para todo, por eso me extrañó que en las casas austriacas tenía que descalzarme y ponerme unas zapatillas,
incluso cuando vas de visita, donde, si por casualidad no tienen un calzado para prestarte, tienes que permanecer descalza; así que la gente suele llevar unas zapatillas en el bolso, sobre todo si van a estar mucho rato.
Supongo que en España, la gente que vive en pisos de parqué, también intentará cambiar las botas por chinelas caseras, pero, desde luego, no sé si a las visitas se les obliga también a hacerlo.

Otra de las cosas curiosas es referente al cuarto de baño. En los pisos de Viena hay un cuarto de baño con bañera, bidé, lavabo, etc.., pero sin inodoro. Este se encuentra aparte, casi siempre al lado en otro cuarto totalmente independiente. También en Francia observé esta costumbre y me imagino que en España debimos empezar igual, pero supongo que resultaría poco práctico así que se introdujo la taza también en el cuarto de baño además de un aseo adicional en los pisos grandes.